Capilla convertida en Museo de Arte Religioso

Camisilla
La camisilla santeña
abril 25, 2012
Diablico Sucio
La máscara de diablico sucio
abril 30, 2012

Capilla convertida en Museo de Arte Religioso

Puertas del Museo de Arte Religioso

En el año de 1737 se produjo el llamado Fuego Grande acabando con la mayoría de las construcciones dentro de la Ciudad de Panamá. El fuego alcanzó a la Iglesia de Santo Domingo (donde se encuentra el Arco Chato).

En el año 1756 se produce otro fuego de menor envergadura, lo llamaron Fuego Chico. El incendio abarcó el este intramuros de la ciudad incluyendo nuevamente la Iglesia de Santo Domingo.

Después de este incidente la infraestructura quedó en ruinas, muy parecido a como la conoces actualmente.

Este último incendio consumió el techo y terminó derribando la torre. Lo curioso es que una pequeña capilla ubicada hacia un costado del convento, que para esa época se utilizaba como sacristía, resistió los embates de las llamas.

El Museo de Arte Religioso

Esta pequeña capilla fue rescatada y hoy alberga al Museo de Arte Religioso, complementado por el antiguo convento que se encuentra detrás de las ruinas de la iglesia.

Después del incendio la capilla fue ampliada y fue utilizada para ceremonias religiosas reemplazando a la antigua iglesia.

Posterior a la independencia de España los terrenos de la iglesia fueron subastados y no fue hasta 1925 cuando se prohibió su demolición y el traspaso a particulares.

La capilla fue cedida a la Curia Metropolitana, pero en el año 1959 decidieron dejarla de utilizar por estar muy deteriorada. En el año 1971 la Curia decide entregar las instalaciones a la Dirección de Patrimonio Histórico.

Cada vez que veo las paredes de la capilla me la imagino como si fuera un panameño que no deja que el paso del tiempo lo acabe, que se aferra al suelo para mantenerse erguido y no dejarse caer por las inclemencias del tiempo, para así poder contarnos nuestra historia

Capilla de la Iglesia de Santo Domingo

Santo Domingo

Aquí puedes apreciar los cambios realizados a la capilla. Las ruinas de la iglesia han perdido uno que otro canto de los que podemos observar en la actualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X