Otras frases y palabras a lo panameño

Home / Folclore / Otras frases y palabras a lo panameño
Otras frases y palabras a lo panameño

Sin pretender hacer un estudio lingüístico del panameño seguimos con aquellos términos nacidos en tierra istmeña, algunos provenientes de lenguas extrajeras y otras producto de aquel padre que bautiza a un hijo con un nombre y le da su propio significado.

Algunas de esas palabras han caído en desuso con el tiempo. Las costumbres cambian y provocan que poco a poco desaparezcan algunos panameñismos del uso popular, al menos que conversemos con panameños de avanzada edad, donde una conversación se puede convertir en un relato de tiempos pasados.

¡Qué leche! Esta frase se sigue utilizando y significa buena suerte. Se le atribuye a la persona afortuna en el juego o en los negocios. De esta frase surge el término lechudo para describir a la persona con mucha suerte. Sin duda los panameños tenemos una buena opinión de la leche de vaca.

Pezuña. Es una de las palabras que a caído en desuso y se refiere al pequeño regalo o “comisión” recibida como intercambio al comprar en las tiendas. Recuerdo que me gustaba ir a la tienda de la casa de madera al lado del multifamiliar donde vivía en el viejo barrio, siempre me daban una “pezuña” consistente en una pequeñas golosinas que devoraba camino a casa.

¡Fo! Todavía utilizada, expresión para indicar que hay mal olor. Los estudiosos indican que es un término andaluz.

Chachay. Un modismo para señalar a los niños que llevan puesto un traje que les luce bien. Aunque también lo utilizamos como sinónimo de ropa bonita.

Ojear. De las supersticiones de nuestro pueblo, guarda relación con la frase “mal de ojo”.

Catre. Nombre que le damos a una cama barata. A lo panameño significa ser de mal gusto.

La cosita. Esta frase me recuerda mucho a mi abuelo que acostumbraba a darme algunos reales para irme a comprar “la cosita”. No es mas que la merienda, algo ligero para comer entre el almuerzo y la cena. Por supuesto que en mi caso era una golosina.

Chiva. Designado al autobús, aunque ya no es de uso común.

Salado. En términos panameños no significa que esté subido de sal, es estar de mala suerte y el que está completamente de mala suerte es víctima de “salazón”.

Camarón. En este caso no es el rico marisco, se refiere al trabajo eventual. Nace entonces el verbo “camaronear”, del que vive de trabajos eventuales.

Agua de pipa. A la semilla de la palma de coco le llamamos pipa, así que al agua de coco le llamamos “agua de pipa”.

Si recuerdas alguna palabra no dudes agregarla con tu comentario.

Referencia: Tradiciones y cantares de Panamá – Gil Blas Tejeira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X