Farallón, tierra de pescadores y grandes hoteles