Joyas de la pollera: El Escapulario