Vistiendo de pollera – IV Parte, las peinetas