Vistiendo de pollera Parte II, el cabello